titulo
 
yaco

EL HIERRO EN LA DIETA DE LOS LORIS

 

El hierro es un microelemento muy importante en la dieta de los loris y de cualquier ser vivo.  En el caso concreto de los loris, estos se han desarrollado para absorver la máxima cantidad posible de hierro y de eliminar el mínimo posible ya que su dieta es pobre en hierro, especialmente para las especies más frugívoras. En cautividad las dietas que se les proporciona contienen mayor cantidad de hierro que las que pudieran obtener en la naturaleza, lo cual hace que debamos cuidar un excesivo aporte de hierro, pues su  exceso podría provocar hemosiderosis e incluso, en un estado más avanzado, hemocromatosis, afectando principalmente al hígado y provocando la muerte de nuestro lori. Estudios realizados en la universidad de Georgia demuestran que la cantidad de hierro en las dietas de los loris se debe mantener por debajo de las 100 ppm.

( http://www.lorikeets.com/hemochromatosis.htm ). 

A continuación exponemos unos consejos nutricionales para evitar un exceso de hierro que podéis encontrar pinchando aquí (Nota: estos consejos son para nutrición humana, pero aquí los llevaremos más concretamente a la alimentación de nuestros loris).

Hemocromatosis: El control diurético es fundamental.

Desde el punto de vista clínico, se describen dos tipos de sobrecarga de hierro: una primaria y otra secundaria. 

· La sobrecarga de hierro primaria es consecuencia de una enfermedad congénita o hereditaria, la hemocromatosis, por defecto de un gen (HFE) que regula la correcta absorción del hierro a nivel orgánico. En consecuencia, se acumula el mineral tanto en la sangre como en distintos órganos vitales, lo que compromete su funcionalidad y capacidad.

 · La sobrecarga de hierro secundaria sucede cuando, por diversas circunstancias, una persona requiere transfusiones periódicas de sangre. Como el organismo no cuenta con un mecanismo para eliminar hierro de forma fisiológica (salvo la menstruación, en el caso de las mujeres), éste se acumula en los órganos a medida que se avanza en las transfusiones. 

Hablando de la sobrecarga de hierro “Primaria”, dado el potencial oxidante del hierro, un exceso puede iniciar o mantener reacciones inflamatorias, e incluso dañar tejidos por medio de la formación de radicales libres de oxígeno altamente reactivas. Para contrarrestar este peligro para la salud, las personas pueden recurrir a las sangrías o tomar quelantes del hierro, que son agentes farmacológicos capaces de fijarse al hierro de los tejidos y eliminarlo a través de la orina o las heces. Pero para tratar este tema en las aves, y más concretamente en los loris, que es el apartado que nos interesa, vamos a tratar de explicar algunos aspectos en la alimentación.

 Seis consejos dietéticos para el exceso de hierro 

Nos podemos hacer la siguiente pregunta:¿es saludable eliminar de la dieta todos los alimentos ricos en hierro? La respuesta prudente es que conviene limitar al máximo tanto su aporte dietético (alimentos ricos en hierro, productos enriquecidos o fortificados, complementos nutricionales) como su absorción. Para los humanos consistiría con hacer una dieta mediterránea muy equilibrada y variada, con un aporte importante de verduras y hortalizas, frutas frescas, legumbres, cereales integrales, con aporte comedido y controlado de carnes blancas, pescados o huevos, así como los azúcares y las grasas. Pero en cuanto a los loris, estas son las premisas básicas para lograr un buen equilibrio nutricional o ayudar al organismo a desintoxicarse: 

1.- Limitar el consumo de alimentos ricos en hierro. 

Aunque en unas fotografías recientes en Internet se mostraba a unos Trichoglossus moluccanus salvajes comiendo carne, no es un ingrediente de su alimentación. Tampoco el pescado o marsicos. Por eso no debemos preocuparnos por el hierro del tipo “hem” presentes en las carnes (en ellas también hay un 60% de “no hem”). 

El hierro “no hem” es del que tendremos cuidado pues está en leguminosas, frutos secos (en particular sésamo, pistachos o piñones ) o verduras. Principal cuidado por ejemplo con la espinaca, que tiene más hierro por gramo que la carne de ternera. 

A pesar de todo, unos recientes estudios han descubierto que un componente de la espinaca inhibe la absorción del hierro, pero aunque una parte de este hierro no es absorbido, hay que seguir teniendo cuidado a la hora de administrarla. 

También la spirulina, hecha de cianobacterias, es un alimento integral, con lo cual se deja en su estado puro para su utilización directa. Es una gran fuente de proteína y pro-vitamina A, pero hay que tener cuidado al también contener un buen aporte de hierro (en 15 gr. hay 4,3 mg de hierro): Se está usando en algunos néctares comerciales pero en muy bajas dosis (0,5% de spirulina por kilo de néctar para loris, o 0,25% en néctares para “sunbirds”). 

2.- Quelantes naturales del hierro: calcio, fitatos, oxalatos, polifenoles y taninos.

Conocer cuales son los nutrientes que comprometen la absorción del hierro “no hem” ess interesante para tomarlos de forma conjunta cuando se come un alimento naturalmente rico en dicho mineral. El té verde es un alimento rico en taninos (el té negro es rico en polifenoles, al igual que las bayas, uvas o granadas, y al unirse con el hierro “no hem” puede disminuir su absorción.), por lo que podemos hacer té y utilizar ese agua para posteriormente hacer el néctar (en este caso es mejor dejar las hojas en agua durante 24 horas y usar dicho agua tras colarla) o para ofrecérselo directamente templado si a los loris les gusta. Otros alimentos ricos en taninos son: las espinacas (recordamos lo dicho en el anterior punto 1º), las pasas y algunas frutas como la granada, los caquis y la manzana verde.

El salvado de trigo es rico en fitatos, están en la fibra de los cereales, y también podemos encontrarlos en la soja natural (en algunos néctares se utiliza la soja o soya para proporcionar proteína vegetal ya que contiene un 40%). El consumo excesivo no provoca alteraciones. 

Los oxalatos abundan en las verduras de hoja como acelgas, espinacas (nuevamente un aviso sobre esta verdura) y lechuga, o ya en menor medida en frutas como las uvas, aunque hay que tener cuidado porque inhiben la absorción del calcio, por lo que cuando se proporcione calcio extra, se debe procurar no proporcionar productos con altos contenidos en oxolatos. 

El calcio es un mineral competidor del hierro, por lo que si se combina en una comida alimentos ricos en hierro y en calcio, este último suele dificultar su asimilación. Algunas sugerencias puede ser la de ofrecer queso fresco o un poco de yogur (hay quienes a sus loris les dan yogur LC1 (de Nestlé) al ser ricos en microorganismos probióticos). Pero hay que procurar no proporcionar un exceso de calcio, también perjudicial. 

3.- Cítricos y otras frutas ricas en vitamina C, entre horas.

Siempre hemos escuchado que la Vitamina C era aliada del hierro al permitir aumentar la absorción de él. Al proporcionar vegetales, que contienen hierro “no hem” (que no proviene de animales), a nuestros loris, tenemos que tener cuidado de no proporcionarle al mismo tiempo productos que contengan esta vitamina C para que no haya un aumento en la absorción del hierro. Por eso, si damos vegetales a nuestros loris, tenemos que asegurarnos de no darlo junto a frutas con alto contenido en vitamina C, como pueden ser las naranjas, las mandarinas u otras frutas con alto porcentaje de vitamina C como fresas, melón cantalupo, kiwi, piña o guayaba. Por eso procuraremos dar los vegetales y estas frutas en distintos horarios. 

4.- No a los alimentos enriquecidos o fortificados en hierro.

 Vigilar las etiquetas y prescindir de aquellos productos enriquecidos o fortificados en hierro es una norma elemental de seguridad en caso de hemocromatosis o exceso de hierro en sangre.

 Aquí puede venir el mayor problema con el hierro, ya que, aunque los néctares comerciales tienen muy en cuenta este dato, otros productos que les damos no son específicos para ellos y tenemos que estar controlándolo e incluso mejor evitarlos, como por ejemplo los cereales de bebés o jugos o néctares comerciales utilizados para hacer nuestros néctares caseros.

5.- Freno al azúcar, a todo tipo de dulces y productos azucarados. 

En los loris, debido a su alimentación “dulce”, debemos evitar en todo momento el azúcar y utilizar, para endulzar las recetas de néctar casero, otros productos como la miel y el polen.

6.- Alimentos para el hígado.

El hígado es uno de los principales órganos involucrados en el metabolismo del hierro y otros parámetros (ferritina). Por medio de la alimentación también se puede reforzar su funcionalidad. Los vegetales con toque amargo como escarola, endibias, cardo, achicoria, así como plantas con fuerte sabor como el boldo o cardo mariano, son particularmente indicados en caso de niveles de hierro altos. 

Aunque no sabemos el alcance de este método, hay quienes muelen la semilla del cardo mariano (Silybum marianum) y lo añaden al néctar líquido para sus loris. Se está probando con 100 gr. de cardo mariano en 1 Kg. de néctar (en seco) para luego hacer la mezcla con agua a las medidas indicadas en las instrucciones del néctar. Posiblemente se pudiera aumentar la dosis de cardo mariano en el néctar al ser un producto natural no nocivo, pero antes se comprobará a largo plazo estas cantidades antes descritas.

 El mayor problema es que los loris tienen un gusto muy agudo y son capaces de saborear todo, por lo que si nos excedemos en estas sustancias amargas, nuestros loris no probarán el néctar.

Descárgate el artículo en PDF pinchando aquí.

 

Loriidae.es - 2016