titulo
 
yaco


MANEJO DE LORIS EN JAULAS SUSPENDIDAS.


El tipo de jaulas denominadas suspendidas han cobrado gran importancia entre muchos criaderos y aficionados a la cría de aves. Estas jaulas se caracterizan por tener un fondo de malla separada del suelo, así pues, se llaman jaulas suspendidas tanto las que se encuentran “colgadas” de una estructura (verdadera jaula suspendida) como las que están apoyadas en esta.

El principal beneficio de estas jaulas frente a otras es que separa a las aves de un posible contacto con sus heces, asícomo la facilidad para ser limpiadas. En cuanto a la cría de loris se tiene la creencia que estar situados en jaulas contiguas y ver que unos se reproducen incita a reproducirse al resto de loris.

Las dimensiones de estas jaulas varía en función del tamaño de los loris que van a albergar aunque tanto el alto como el ancho se podrían considerar estándar y tener unas dimensiones de 1 metro por 1 metro. En cuanto a la longitud las dimensiones ideales podrían ser:

* Loris de pequeño tamaño

2 metros

* Loris medianos

3 metros

* Loris de gran tamaño

4 metros

La altura a la cual está situada la jaula es también importante ya que las aves se sienten más seguras si están situadas en sus perchas a una altura superior a nuestros ojos, por lo tanto sería conveniente que el suelo de malla de la jaula quedara a una altura de 1´5 metros del suelo. Así al estar situadas las perchas en la mitad de la jaula, estas estarían a una altura de unos 2 metros quedando pues por encima de nosotros. Esta altura también nos permitirá el acceso debajo de la jaula con mayor facilidad, cuando sea necesario.

Otro de los requisitos de vital importancia es que las jaulas ofrezcan la suficiente protección a los loris. Deberán estar dotadas de techo en ambos extremos, dejando un claro en el centro. Asimismo es conveniente que  uno de los extremos (el contrario al que se coloque la alimentación) y los laterales en los que no haya jaulas contiguas, tengan algún tipo de protección, con el fin que los loris se sientan más protegidos.

La distribución de los elementos propios de la jaula cobra gran importancia, debiendo estar dotadas de 2 perchas, una a cada extremo de la jaula, facilitando así que las aves realicen vuelos lo más largos posibles. Es conveniente añadir una cuerda, la cual deberá ser de materiales naturales (pita), la cual utilizarán para columpiarse y servirá por tanto para su enriquecimiento ambiental.

Deberá tener una puerta, la cual será lo más pequeña posible, pero lo suficientemente grande para cuando tengamos que introducir un “caza-pájaros” para atrapar a los loris, introducir las perchas, etc…

Para poder colocar la percha que nos queda en el lado contrario a la puerta haremos un agujero en la malla la cual volveremos a sellar con malla siendo una “falsa puerta”.

En las jaulas suspendidas lo ideal es que los comederos se coloquen en el extremo más accesible, con el fin de hacer más fácil la rutina de la alimentación, y los nidos en el extremo opuesto. En la zona de los nidos es conveniente proteger los dos laterales con una plancha de plástico de aproximadamente 1 metro de largo por 1 metro de alto, ya que, además de proteger del viento, dará más tranquilidad a la “zona de reproducción”.

Cuando no se tenga la posibilidad de colocar los comederos y los nidos en lugares opuestos se colocarán en el mismo lugar, colocándose la plancha separadora en esta zona común.

Los nidos se colocarán exteriormente, así no se restará espacio a las aves. Es conveniente forrar estos nidos con malla metálica, impidiendo así que con un golpe de viento, accidente, etc… se caiga el nido y las aves tengan la posibilidad de escapar.

Una mejora más en las jaulas suspendidas para los loris es colocar los comederos en pequeños balcones situados en altura, de esta forma evitaremos cualquier posible contaminación de la comida.

A los loris les encanta bañarse por lo que es fundamental colocar un recipiente a tal fin. Otra vez creo ventajoso situarlo en altura, utilizando los típicos comederos colgantes de mayor tamaño.

Hay que tener en cuenta, en los lugares donde se alcancen temperaturas muy altas, que los loris pueden ser muy sensibles y sufrir mucho, incluso llegar a morirse por temperaturas superiores a los 35 grados. Es conveniente pues, sobre todo cuando se quiere tener especies delicadas como arfakis, pulchellas, etc..., colocar un sistema de nebulización que permitirá bajar la temperatura entre 5 y 8 grados. Este sistema de nebulizadores, o de pulverizadores o aspersores, sería ideal independientemente de la especie para que tomaran su baño diario, colocándolo sobre la zona desprotegida del techo de la jaula, evitando así mojar la zona del nido o de la comida.

En los lugares donde haga frío o suela nevar será conveniente que las jaulas tengan un refugio interior. Para que los loris duerman en el interior de estos refugios es conveniente que tengan una luz artificial que se apague de forma paulatina con posterioridad a la puesta de sol.

Hay que prestar atención con algunas especies, como por ejemplo los Charmosyna papou, los cuales podrían tener “peleas” con los machos de su misma especie (o especies similares) que se encuentran en jaulas contiguas, desatendiendo la incubación de los huevos. Por ello es conveniente poner a loris de diferentes especies de forma contigua. Hay criadores que colocan a vini australis al lado de phigys solitarius, comentando que de esta forma la agresividad del macho australis es desviada hacia el macho de solitarius, quedándose la hembra más tranquila.

También hay que decir ciertos inconvenientes que se pueden producir en las jaulas suspendidas. Al ser jaulas en las que la “huida” o refugio de la hembra son más difíciles, estas pueden ser agredidas o estresadas por un macho muy “excitado”. Tal caso se me dio con una hembra de papou la cual comenzó a perder plumas a causa del estrés. Se retiro de la jaula suspendida y la recuperación fue espectacular.

Hembra con falta de plumas en el cuello

Jaula donde fue recolocada,
con el macho en una pequeña jaula contigua

A la hora de capturar a los loris la longitud de la jaula y el hecho que no podamos introducirnos en ella complica la maniobra, la red del “caza-pájaros” debe ser lo suficientemente larga para poder dar una vuelta y que el lori quede atrapado dentro (los que se venden en los chinos son muy cortos). No obstante capturar a un es una maniobra muy estresante para ellos y al estar en jaulas contiguas la maniobra estresa al conjunto de loris. Una alternativa que me ha dado buenos resultados es usar una pequeña jaula trampa. Este método requiere un poco más de paciencia que la captura con jamo, pero al ponerle en ella la comida los loris se introducirán en la trampa y los capturaremos causándoles muchísimo menos estrés a ellos y prácticamente ninguno al resto.

Loriidae.es - 2012