titulo
 
yaco


LA PRIMERA VEZ QUE ANILLÉ UN LORI


Cuadro de texto:

Después de solo 6 meses tras  haber adquirido mi primera pareja de loris, concretamente de la especie Trichoglossus hamaetodus moluccanus, estos decidieron darme la gran sorpresa de criar.

Debido a la juventud de estos, no pensaba que los huevos pudieran estar fecundados, así que esperé los 10 días de rigor desde la puesta del segundo huevo
para mirarlos con la ayuda de un ovoscopio  (linterna de led). Uno de ellos estaba seguro que no se encontraba fecundado, y del otro me parecía observar que era fértil, aunque no lo tenía muy claro pues creía que los T. moluccanus no maduraban sexualmente hasta alcanzar los 2 años de edad. Decidí que, ante la duda, lo mejor sería dejar que los padres siguieran incubando los huevos.

Cuadro de texto:

Cuadro de texto:  Cuadro de texto:
Linterna de led Huevo sin fecundar Huevo fecundado

Finalmente resultó que los dos huevos estaban fecundados aunque sólo uno de los embriones consiguió desarrollarse. Esto puede ser debido a la inexperiencia de la hembra en la incubación y que uno de los huevos se enfriara durante demasiado tiempo.

  Cuadro de texto:   Cuadro de texto:   
 
Huevo sin fecundar, clara y yema diferenciadas 
 
Huevo fecundado, se puede observar el embrion en la zona inferior
 

Cuadro de texto:  El día 5 de Noviembre tras oír unos ruiditos en el nido pude ver a la cría de T. moluccanus (foto de la izquierda en su primer día de vida). Aquí fue cuando comenzó la carrera para conseguir la anilla antes de que fuera demasiado mayor y no se pudiera anillar.

Afortunadamente me había dado de alta en Aviornis (www.aviornis.org) hacía un mes y desde esta asociación podía solicitar anillas. Otra asociación que estuvo entre las que barajé asociarme fue Psitacultura (www.psitacultura.org) pues también suministran anillas a sus socios, pero la publicación de Aviornis hizo que me decantara finalmente por esta.

Hay que tener previsto con bastante antelación la adquisición de las anillas pues las pedidas para eviar sitaciones como la vivida por mí. No me agradaba mucho ponerle una anilla de 2.012 a un pájaro nacido el 2011, así que contacte con un amigo criador de la misma especie y me dijo que tenía una de 7 mm. que le sobraba y me la hacía llegar sin problemas. No obstante, y con vistas a futuras nidadas, realicé un pedido de 5 anillas de acero inoxidable, pudiedo así comprobar el tiempo de espera hasta recibirlas.

Fue en este momento cuando empecé a recabar información sobre el método para anillar al ave. En un primer momento en el libro de loris de Alisson Ruggles se recomienda anillar a los ____ días poniendo 2 dedos hacia delante y dos hacia atrás. También ví videos demostrativos de como anillar Agapornis en Youtube, los cuales recomiendo. Asimismo, el criador que me dio la anilla me comentó su forma de realizarlo… Tres dedos hacia delante y el más corto hacia atrás.Cuadro de texto:

Al final a los 12 días de nacido trate de anillar al pollito mediante el método de los tres dedos hacia delante y el mas corto hacia atrás (método que me resultó mas cómodo), pero ante la poca experiencia y debido a que la anilla me chocaba con la articulación tibio-tarsal no pude anillarla. Dos días más tarde decidí volver a realizar otro intento pero esta vez con mayor éxito pues una vez llegas a “chocar” con la articulación, el “truco” es girar la anilla hasta que el último dedo consigue pasar por ella.

La anilla le quedaba bastante grande y me preocupé por una posible caída. Me comentó el mismo criador que me cedió la anilla que nunca le había pasado que se Cuadro de texto:  le cayera la anilla a un ave que hubiera anillado, pero cuando la cria de molucanus tenia 17 días me dí cuenta que no tenía la anilla en la pata. Se recomienda que el anillado se realice entre los 9 y 15 días.

Tras encontrarla entre la viruta de madera del nido vuelvo a intentar colocársela al pichón, siéndome completamente imposible pues ya tiene las uñas bastante más desarrolladas y debido a la recurva final de la última uña, aunque girara la anilla no llegaba a pasar por esta. Decidí entonces coger un cortaúñas y cortar un poco la recurva de la uña, tras lo cual salieron unas cuantas gotitas de sangre. Pero gracias a esto pude volver a anillar a la cría y esta vez de forma definitiva.

Loriidae.es - 2012